Enredados entre TICs y Recursos Humanos

El miércoles tuve la oportunidad de asistir al lanzamiento de la segunda encuesta Nacional de indicadores para el estudio del uso de la tecnología en la gestión de los RR.HH, llevado a cabo por Exevi y otras empresas colaboradoras.Fue una especie de mesa redonda coordinada por D. Jose Antonio Carazo, Director de la revista Capital Humano, en la que directivos de importantes empresas expusieron como estaba afectando las TICs en el área de Recursos Humanos. Es importante destacar que las empresas grandes y pequeñas siguen avanzando en la incorporación de nuevas tecnologías en sus procesos, quitando tiempo y esfuerzo a tareas administrativas de las que se puede encargar la informática. No obstante cuando Manuel Monterrubio abrió el debate del uso de las redes sociales, los asistentes reconocieron el miedo y la dificultad de introducir este paradigma dentro de la empresa. Los argumentos fueron los de siempre: no dejarse llevar por las modas, precaución ante lo desconocido, la falta de control, etc, etc, etc. A la reunión asistió Natalia Gómez del Pozuelo que animó a los directivos a ser valientes y a probar por si mismos las redes sociales para poder trasladar las ventajas al mundo de la empresa.

Por mi parte, siempre que escucho este debate me viene a la cabeza el “Manifiesto Cluetrain”. Cuando quiero citar cualquiera de sus 95 tesis vuelvo a comprobar la fecha en que fueron escritas: 1999. Han pasado ya más de diez años desde que sus autores afirmaran que “los mercados son conversaciones”, o ” Lo que ocurre en los mercados también sucede entre los empleados. Una estructura metafísica llamada “La empresa” es lo único que se erige entre los dos”. El manifiesto Cluetrain es una sola de las muchas voces que llevan muchos años diciéndoles a las empresas que la comunicación y la forma en que gestionan la información ha cambiado. No será por pillarnos desprevenidos, sino por lo tarde que nos queramos dar por enterados. Como siempre, la tecnología sobre la que resulta más difícil innovar, es la propia de la naturaleza humana.

 Imagen: extracto de mapa conceptual de la conversación, de autoría propia.

 

Emprender es cuestión de método…. de agradecimiento

Felipe Gabaldón

Y como todo en esta vida, consciente o inconscientemente se tiene o no se tiene. Hay quién pareciera nacer con esta vena, la del método, no la de emprender, ya que una cosa puede ir independiente de la otra. Emprender sin método no deja de ser más que un estado febril de poner en marcha cuanta idea se te pasa por la cabeza, sin darle una justa larga vida o un funeral en condiciones . Yo me obsesiono con el método, el enfoque, es decir, creo que no nací con el método corriendo por las venas. Aquellos que sí han tenido la suerte de esto irradian un sentido común natural para los negocios que no se adquiere, por mucho dinero que estés dispuesto a pagar a ningún Harvard o IE. Para verlo no hace falta que conozcas a la directiva de la CEOE. Basta con que entres a un mercado y veas negocios bien llevados, sensatamente calculados, y que aguantan crisis y otras malas hierbas con dignidad, así como vuelan sobre economías estables con prosperidad. Muchos de ellos no lo saben, pero nacieron con el método en su programa genético. Bienaventurados son. Pero por otro lado, a falta del método natural,  también es válido el método aprendido, complementado con otras cosas que son factores de éxito y bienestar. La innovación, la inteligencia social, la responsabilidad o el amor por el trabajo bien hecho contribuyen mucho a que un nuevo proyecto salga adelante y que este mundo sea un poquito mejor. Pero si hay un factor que creo fundamental es el apoyo social, empezando por la gente más cercana, que ya lleva tiempo andando contigo y te conoce de sobra como para saber si aciertas o te equivocas. Me atrevo a decir que Cohaerentis Consultores nace ya con más padres que socios, gracias a la colaboración y esfuerzo de quienes nos quieren, aprecian, aportan y soportan desde sus múltiples saberes y genialidades. No se si reconocer todo esto hace parte del método, en todo caso miles y miles de gracias.

La foto se llama Isaac Newton (según Dalí), es de Felipe Gabaldón, y está muy bien comentada por el autor (“…simboliza la invitación de Dalí a entrar en el viaje al cosmos; Gala representa el amor, y Newton es la puerta al futuro…”) http://tinyurl.com/25f5v5c