Empiezo itinerario indiano….

Llevo ya unos meses planteándome lo humano y lo divino, profesionalmente hablando, para retomar el control del valor que genero, hacia quién lo genero, y si es coherente con mi ética, con mis principios. Me he considerado siempre un trabajador del conocimiento, inclusive en los escenarios más hostiles a este concepto, y de vez en cuando hago una parada, reviso literatura, anhelos y proyectos para ver si voy por buen camino. Un amigo mío diría que fue accidente cósmico el volver a tropezarme con La Sociedad de las Indias Electrónicas después de haberlas conocido hace ya varios años atrás, buscando textos sobre redes sociales. Ahora me encuentro con un proyecto consolidado, maduro, seductor, y que invita a ser vivido desde dentro a través de un itinerario del que, en este momento, sólo se me ocurre esperar cosas buenas. Cómo mínimo un aprendizaje y personas con las que conversar. ¿Hay algo más valioso?. Me pide David de Ugarte buscar un tag para seguir el hilo de mi itinerario indiano, e “Itacas” lo he denominado. Ahora a empezar este viaje indiano.

El dibujo de Keith Haring: Amistad